Sé Rico y Ayudarás a Otros


SE RICO Y AYUDARÁS A OTROS


Un hombre se desarrolla en mente, alma, y cuerpo haciendo uso de ciertas
cosas, y la sociedad es tan organizada que el hombre debe tener el dinero necesario
para ser el poseedor de las cosas; por lo tanto, la base de todo el avance para el
hombre debe ser la ciencia de hacerse rico.




El objeto de toda la vida es el desarrollo; y todo lo que
posee vida tiene el
inalienable derecho a todo el desarrollo que sea capaz de lograr.
El derecho del hombre a la vida significa su derecho de tener el libre e
irrestricto uso de todas las cosas que pueden ser necesarias a su completo desarrollo
mental, espiritual, y físico; o, en otras palabras, su derecho a ser rico.



Hacerse rico no es resultado del ahorro, o “la economía”; mucha gente muy
indigente es pobre, mientras que los gastadores empedernidos a menudo se
enriquecen. Tampoco se hacen ricos debido a que hacen cosas que otros no logran
hacer; dos hombres en el mismo negocio a menudo hacen casi exactamente las
mismas cosas, y uno se enriquece, mientras el otro permanece pobre o quiebra. De
todas estas cosas, debemos llegar a la conclusión de que enriquecerse es el resultado
de hacer las cosas de un CIERTO MODO.





El hombre es un centro de pensamiento, y puede originar el pensamiento.
Todas las formas que el hombre pueda crear con sus manos, primero deben existir
en su pensamiento; él no puede darle forma a una cosa antes de haber pensado en
esa cosa.

Si Ud. quiere un pedazo más grande de pastel, no hay por qué mentir, robar o engañar. Prepárese otro pastel!




La Nueva Ciencia de Hacerse Rico – Una Experiencia Completa Que le Lleva Paso a Paso a lograr lo que desees.

Aprende la forma de liberarte de los obstáculos que no te permiten llegar al éxito y a la realización de tus sueños .

Infórmate aquí







La energía creativa trabaja por los canales establecidos de su crecimiento
natural, y del orden industrial y social. Todo lo que es incluido en su imagen mental
seguramente le llegará al hombre que siga las instrucciones dadas, y cuya fe no

Fuente:

La Ciencia de Hacerse Rico Wallace D. Wattles

Comentarios