Qué Harías si no Tuvieras Miedo

El miedo, tal y como lo define la real academia es una

“Perturbación del ánimo que se 
presenta cuando la persona se enfrenta a situaciones de peligro, sean estas de 
carácter real o imaginario”. 




El  miedo, como el dolor, es una emoción adaptativa, que existe en nuestras vidas
porque es útil para la supervivencia, nos ayuda a defendernos de los peligros
externos, nos previene de una amenaza,  nos ayuda a anticiparnos, a superarnos y a crecer, pero también
nos paraliza y nos impide seguir adelante.

Cuando esta  emoción se convierte en una emoción tóxica, negativa y 
destructiva y cuando el miedo se convierte en irracional y excesivo, tan intenso y
duradero que bloquea nuestras capacidades, que nos impide avanzar y ser nosotros mismos, que nos impide realizar nuestros sueños y encaminarnos hacia donde deseamos, … entonces, es necesario aprender a entenderlo y controlarlo.





¿Qué harías si no tuvieras miedo?, Quién serías ? Con quien estarías? ¿Cómo sería tu 
vida? ¿A cuántas cosas has renunciado por miedo a fracasar o a ser 
rechazado? Qué te gust aria hacer con tu vida ?, A qué le temes ?¿Qué quieres hacer con tu miedo? … 


Este es el tipo de preguntas que  deberiamos hacernos con frecuencia y que nos sitúa ante la responsabilidad de la vida que hemos decidido vivir y que estamos viviendo.

Vivimos la vida que hemos decidido vivir, lo aceptemos o no, ha sido nuestra elección. Cuando nos sentimos  insatisfechos, desmotivados, tristes… y miramos hacia fuera señalando
en el exterior la causa de nuestra infelicidad (mis padres, mi jefe, mi trabajo, mi
pareja…), nos olvidamos de la cuestión fundamental, que reside en
nosotros mismos y que es, a su vez, el motor del cambio.  Esa cuestión
es, la libertad, libertad para elegir, para vivir como vivimos, trabajar donde trabajamos y
compartir la vida con quienes lo hacemos.


Tanto el  miedo como  el amor  forman parte de nuestras vidas, y no están tan alejados entre si como creyeramos. Sin embargo, hemos sido “entrenados” , educados,  más para temer que para amar; incluso hoy, que se han incrementado los niveles de consciencia, con la nueva revolución de la consciencia, que se supone estamos más preparados, instruidos, con unos niveles de formación y
preparación media, más altos, aún así el miedo sigue siendo la herramienta
que mueve e impide voluntades.

Si no te lo comes todo le digo a papá? Pórtate bien que si no se lo digo a la bruja ? Si no haces la tarea no sales a jugar ? Si no haces esto o aquello no juego contigo? Quieres ir al cuerto oscuro, entonces pórtate bien ? Acábatelo todo porque si no viene mamá y se enfada ! 


Estas afirmaciones, aparentemente inofensivas  , van condicionando la
respuesta emocional del niño y crean un patrón que, en la edad adulta
tiende a repetirse.

 Si desde pequeños hemos sido “movidos” desde el
miedo y lo hemos interiorizado, en nuestra vida adulta, sin darnos
cuenta, también el miedo nos moverá. .
Ahora bien, somos seres capaces de liberarnos de nuestras ataduras;
de aquellas que en un momento de nuestra vida hemos incorporado
como claves de nuestro destino y de aquellas que hemos aprendido por
efecto de asimilación de la cultura o educación que hemos recibido.

 El  coaching es una metodología que puede apoyarnos en el proceso de toma de conciencia, identificación y gestión de nuestros miedos, que nos ayuda a una toma de decisión concreta, para tomar acción y encaminarnos en poco tiempo en la consecución de nuestros sueños y deseos.

Asesórate, déjate orientar y toma acción para Vivir la Vida que Deseas. Haz click en la imagen







Comentarios