Coloreando la Realidad

Convocaron a un grupo de personas y les preguntaron si querían participar en un
experimento, en el cual tendrían que usar gafas durante dos semanas. Ahora bien, estas
gafas no eran comunes y corrientes, estaban divididas a la mitad y al mirar a la izquierda se
veía azul, y al mirar a la derecha amarillo.



 Así que, las lentes estaban separadas de manera
que un lado era azul y el otro amarillo. Y les dijeron: -Queremos que uséis estas gafas para
todo lo que hagáis durante el día, usadlas cuando llevéis a vuestros niños a la escuela,
cuando vayas a trabajar, usadlas para todas vuestras actividades habituales, y usadlas
durante dos semanas-.

Entonces diferentes personas usaron estas gafas cierto tiempo, y al final del experimento
se los invito a regresar al laboratorio. Cuando los participantes llegaron al laboratorio se les
dijo: -Lo que queremos ahora es que miréis este trozo de papel-, era una hoja de papel
blanco, y les preguntaron: -¿Qué color veis cuando miráis este papel?-. Cada una de las
personas que participo en el experimento dijo: -Es una hoja de papel blanco-. Bien les
dijeron: -Mirad a la izquierda, ¿Veis un trozo de papel azul allí?-. No, respondieron. -Y
cuando miráis a la derecha, ¿Veis un trozo de papel amarillo?-. Dijeron no.

Así que los científicos tuvieron que dar marcha atrás, porque se dieron cuenta de que esas
personas estaban “coloreando” la realidad, de acuerdo con su memoria. Estaban
“revistiendo” la apariencia de las cosas según los circuitos que ya tenían instalados. Y
cuanto más participaban en el mundo, más rápido se desvanecía el color para ellos.

Esencialmente eso es lo que hacemos en la realidad, nuestro cerebro está interconectado
de una cierta manera, estamos provistos de una cierta cantidad de circuitos en nuestra vida,
y luego ampliamos esos circuitos con las conexiones que establecemos a partir del
conocimiento que adquirimos.



Si no adquirimos nuevos conocimientos usamos siempre los mismos circuitos, lo que hace
que la realidad se presente exactamente igual. Si el conocimiento y la información que
obtenemos no son convencionales, si se salen de los parámetros de lo que se acepta
científica, social y políticamente e incluso de lo que se acepta religiosamente; a lo mejor
empezamos a percibir la realidad de otra manera, basándonos en ese conocimiento que
hemos adquirido.

Date la oportunidad y ! colorea tu vida ! . Haz click en la imagen para saber más 



Te puede interesar 






Del libro Tu Cerebro Inmortal 
Joe Dispenza 

Comentarios