La Deficiencia de Vitamina D lo Puede Matar Más Rápido



La vitamina D, a veces conocida como la vitamina del sol, no se encuentra normalmente en los alimentos (a excepción de pequeñas cantidades en los huevos y el pescado azul como el salmón), a diferencia de muchas otras vitaminas.

 ¿Necesitas algo de vitamina C? Come algunas naranjas .
¿Necesitas más calcio para fortalecer tus huesos? Bebe más leche Fácil.

Pero la vitamina D requiere sentarse al sol durante aproximadamente 15 minutos por día. Si bien esto puede ser fácil en el verano, la mayor parte del año, al menos en muchas partes del mundo, nos proporciona inviernos fríos y cielos nublados, bloqueando la posibilidad de que nuestra piel absorba la tan necesitada vitamina D Esta es la razón por la cual muchos norteamericanos y europeos, especialmente aquellos que usan protector solar en los meses de verano o trabajan en oficinas todo el día, carecen de esta vitamina vital.

La vitamina D es importante porque regula más de 200 genes y es crucial para el crecimiento y el desarrollo. Hay dos tipos: vitamina D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol). Ambos pueden ingresar al cuerpo a través de la exposición solar (aproximadamente del 50 al 90 por ciento de la vitamina D que recibimos es a través de nuestra piel, del sol).

En 2010, los investigadores denominaron al problema de salud global "una epidemia ignorada" y señalaron que más de mil millones de personas en todo el mundo tienen deficiencia de vitamina D. Explicaron que la deficiencia de vitamina D3 podría provocar obesidad, diabetes, hipertensión, depresión, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, osteoporosis y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, además de algunos tipos de cáncer como el de mama, próstata y colon.

 La vitamina D3 también ayuda a mantener el sistema inmunológico, mantener el estado de ánimo estable y proteger el cerebro. Así que esta pequeña vitamina hace mucho por nuestro estado físico y mental, lo que significa que deberíamos ser más conscientes acerca de cómo llenarnos de luz solar, alimentos como pescado azul o yemas de huevo, o incluso a través de suplementos.





http://www.medicaldaily.com/

Comentarios