Cuando Hablamos

Cuando hablamos, oímos nuestra voz llena de significados. Si nuestra voz expresa fe y seguridad, nos envía mensajes, tales como: Tú puedes, eres importante, vales mucho, etc. Imagina lo que significa recibir estos mensajes cada vez que hablas. Además, las personas perciben también estos mensajes, lo cual hace que te valoren, te respeten y te tomen en cuenta.



Por el contrario, una persona cuya voz es débil, temerosa e insegura, se envía mensajes negativos a sí misma
cada vez que habla, tales como: Soy inútil, es difícil, no sé, no puedo...Imagina el daño que se causa cada vez que habla. La persona no tienen conciencia de esta realidad, pero, lo cierto es que daña su autoestima y su personalidad.

Vivimos en una sociedad de competencia, en la cual, la imagen personal es fundamental. A ninguna persona se le juzga por lo que es o por lo que sabe, sino por lo que manifiesta. La palabra es la expresión de toda la persona. Al hablar, expresamos, sin darnos cuenta, nuestras ideas y sentimientos; nuestras fortalezas y debilidades


Las ideas, sentimientos, lenguaje y conducta, forman un todo y no puede existir contradicción entre ellos. No podemos pensar o hablar en negativo y actuar en positivo.
El lenguaje positivo produce vibraciones superiores que actúan como aura protectora y generan energía positiva que estimula al emisor y llega sin obstáculos a la mente y al corazón de las personas.

Nuestra mente , asi como nuestro vocabulario, ha sido  programada desde el momento en que nacimos y durante nuestra niñez temprana, con información que adquirimos de nuestros padres, familiares y maestros con los que tuvimos contacto, y toda esa información que se grabó en nuestra mente y que se ha ido reforzando a través de los años por la repetición, es la que determina nuestro punto de atracción.

Haz click para saber más







Tus Poderes Mentales
David Angulo de Haro

Comentarios