Un Ajo al Día Aumenta la Vida

Un ajo al día aumenta la vida: 





Ingiriendo un diente de ajo crudo al día, aumenta la longevidad.

Contra la arterosclerosis o la hipertensión se recomienda aumentar la dosis a tres dientes diarios.

 Ingerirlo con otros alimentos es lo mejor:

 El consumo de ajo es un remedio natural que no entraña efectos secundarios, salvo un posible malestar estomacal. Para evitar este posible inconveniente, lo más correcto es ingerirlo con otros alimentos.

Hay casos que no se recomiendan:

No se recomienda su ingesta a personas con problemas de coagulación de la sangre, que tomen anticoagulantes, como la aspirina, sufran hipertiroidismo o vayan a someterse a una operación quirúrgica.

Su sabor depende de su aspecto: 

Cuanto más tierno y claro es el ajo, más agradable y suave será su sabor.

 El mal aliento se puede evitar:

Para evitar el típico mal aliento o posibles ardores se aconseja retirar el germen del ajo que es el lugar donde se concentra su olor característico y que suele resultar indigesto. Para combatir el mal aliento, aunque no existe un remedio infalible, se recomienda masticar durante un rato hojas de perejil o de menta.

En la cocina china, junto con el jengibre son los aromas más importantes; usado en la cocina indiana y en la occidental, agrega un gusto a todos los tipos de carnes, pescados y verduras. Es esencial en la cocina mexicana y en la cocina de la América Meridional, es un ingrediente fundamental también en la cocina francesa, donde encontramos la mantequilla y la mayonesa al ajo (mantequilla que se sirve con los caracoles) y la sopa de ajo.

Receta Sopa de Ajo 




El ajo es el condimento perfecto para la carne de cordero, carnero y cabrito. Se usa para hacer asados de carne, en potajes y platos de legumbres ...

En el antiguo Egipto los esclavos que construían las pirámides lo consumían en grandes cantidades para fortificarse. En la tumba de Tutankhamen se han encontrado bulbos de ajo, los cuales se utilizaban probablemente para alejar los espíritus malignos.

 Los hebreos lo anhelaban en el desierto. Clupeper, médico y farmacista inglés del 1600, afirmaba que podía curar todas las enfermedades y se recomendaba mucho para aclarar la voz, curar el resfriado, la tos, la bronquitis y el asma, pero su propiedad más apreciada era la de combatir enfermedades e infecciones.

Es todavía más notoria su eficacia como antiséptico externo: durante la Primera Guerra Mundial fue usado ampliamente en la desinfección de las heridas cuando faltaban los antisépticos convencionales.

En España se cultivan anualmente unas 24.000 hectáreas de ajo, que producen alrededor de 210.000 t de bulbos. Es el primer país europeo productor de ajos y el quinto productor mundial.


Mira tambien Alimentos Saludables Bajos en Carbohidratos 

La Cura para la Fibromialgia 

QuéTenemos en la Boca ? Necesitamos todos los Dientes?  










Del libro El Ajo, Antibiótico Natural

Comentarios