Dónde está la Abundancia

Dónde está la Abundancia  



«Si andas preocupado por problemas financieros, amorosos o de relaciones familiares, busca en tu interior la respuesta para calmarte, tú eres el reflejo de lo que piensas diariamente». 
Aristóteles, 360 a. de C. 1


Deberíamos preguntarnos qué sentido tiene la vida, nacer para sufrir y que al final de todo nos digan que esto ha sido un cuento.

Se nos dice que cometimos un pecado, el pecado original, y que desde entonces estamos pagando por ello. De hecho, deberíamos cambiar la palabra pecado por la palabra pensamiento, y entonces la frase sería «pensamiento original». Aquí radica la causa primigenia de nuestra forma de vivir. Un pensamiento original penetró nuestra mente como una mancha de oscuridad allí donde todo era luz. Un pensamiento de separación, la creencia en una fuerza capaz de oponerse a la Grandeza divina. Este pensamiento original enraizó tan profundamente en nuestra mente que hizo posible un universo donde todo parece estar separado.



Esta idea de separación siguió adentrándose en nuestra mente y se hizo cada vez más inconsciente, hasta tal punto que olvidamos esta idea de sombra y de separación y creímos que todo lo que estaba frente a nuestros ojos era la realidad.

Esta que se mostraba ante nuestros ojos era aterradora, pues creímos que estaba al margen de nosotros y que la fuerza que proyectaba nos podía destruir. Nació en nuestra mente una profunda desazón llamada miedo. Este miedo se alimentaba de sí mismo; cada vez tenía más fuerza y afectaba a nuestra mente consciente, que, para liberarse de esta angustia, la volvía a proyectar en la mente interior o inconsciente, que también podemos llamar «sombra» o mente errónea.

Desde los albores de los tiempos, esta mente inconsciente gobierna nuestras vidas. Somos como vulgares robotitos; creemos tener la libertad de tomar decisiones. No vemos que somos gobernados por unas ideas profundas de separación, de miedo y de muerte.


Todo esto hizo nacer una culpa inconsciente, casi diría ontogénica, que vive en nosotros y que alimenta este mundo de separación. La creencia en la culpabilidad nos mantiene atrapados en el mundo de separación. Así, seguimos creyendo que los demás nos hacen todo lo que nos ocurre, y que somos víctimas inocentes de un mundo cruel y devastador.

La abundancia reside en nostros, en nuestro interior y somos nosotros mismos los que poseemos las llave para acceder a la prosperidad infinita y abundante.

Obten todo lo que desees, encamínate hacia el éxito seguro, sigue las pautas que te ayudarán a logralo. Haz click en la imagen


Te puede interesar

Dónde está la Felicidad
La Dulzura deseada . Sabias que ... La Diabetes 
Cómo hacer de tu Vida un Ejemplo de Grandeza

Gracias por Seguirnos





Del libro
Curación a Través de un Curso de Milagros Enric Corbera
Gracias por leer Dónde está la Abundancia

Comentarios