No Puedo Decir lo Que Siento : Aftas

El afta es una lesión superficial en la mucosa bucal (boca) (a veces en la mucosa genital) caracterizada por una pequeña protuberancia blanca. Aparece porque reacciono fácilmente (sensibilidad) a mi entorno, a las “vibraciones”, al ambiente de una situación. Sufro silenciosamente con la boca cerrada. Es también el signo de que tengo dificultades en coger raíz y que no consigo expresarme, decir lo que pienso o incluso en reaccionar porque no creo tener el poder de hacerlo.



Puedo, cuando era joven, haberme encontrado en una situación en que me hallé incómodo frente a una situación que llegó a mi conocimiento en la cual estuve incapaz de reaccionar o de afirmarme. Si vuelvo a vivir una situación similar hoy que me recuerdo, incluso inconscientemente, esta experiencia, aparecen aftas.

Mis palabras son inútiles e incompletas porque soy demasiado nervioso. Me quedo mudo, sin siquiera pensar en rebelarme! Si vivo una injusticia, asco o insatisfacción ocultada (en la boca)  si tengo ganas de “vaciar mi corazón”, puedo hacerlo manteniéndome abierto y en armonía conmigo - mismo. Sin embargo, estas protuberancias blancas son muy dolorosas, tan pronto como abro la boca para expresarme, las siento y esto me duele. Si quiero evitar verlas venir de un modo más grave, empiezo a expresarme abiertamente y calmamente ya desde ahora.

La boca es la puerta del aparato digestivo y de las vías respiratorias en donde acepto tomar todo lo que es necesario a mi existencia física (agua, alimento, aire,) emocional y sensorial (excitación, deseos, gustos, apetitos, necesidades, etc.).

 Así las dolencias de la boca son indicación de que hago muestra de cierta estrechez mental, que tengo ideas y opiniones rígidas y que tengo dificultad en tomar y tragar lo que es nuevo (pensamientos, ideas, sentimientos, emociones).




 Hay una situación que no puedo “tragar”: generalmente son palabras oídas que me molestaron o hirieron o palabras que me hubiese gustado oír y que no fueron dichas. Por lo tanto quiero replicar o responder y no lo hago porque me siento incómodo en la situación o sencillamente porque la ocasión no se presenta. Me quedo por lo tanto, “atrapado” con lo que tengo que decir. Mi cuerpo me manda el mensaje que quizás manifiesto ideas malsanas por mediación de mi boca, que debo cambiar de actitud con relación a mí - mismo y a los demás.

Mira también Estrés, Metabolismo y Sistema Digestivo 

El ejemplo tipo es el cancro o úlcera bucal (herpes) que se manifiesta habitualmente después de un estrés o de un  traumatismo durante o después de un período nervioso intenso o de una enfermedad. Me revela el modo más triste e irritable en que me tomo la realidad cotidiana. Es posible que me sienta “atrapado”, que me sienta “encerrado” en la situación (taponado), que rumie una situación desagradable desde mucho tiempo o que tenga verdaderamente necesidad de recuperar mi total libertad diciendo lo que he de decir, incluso si esto corre el riesgo de disgustarme.

Mira también Dos Hormonas que Determinan Nuestro Comportamiento 

También puedo “tener hambre” de amor, afecto, conocimiento, espiritualidad, libertad, etc. Si tengo la sensación que lo que necesito no es accesible o es poco realista, mi boca hambrienta reaccionará a la sensación de carencia que siento. Tomo mi lugar quedándome abierto y flexible a lo que empieza para mí, a lo que es nuevo, mientras sea en armonía.

4 Remedios Caseros para las Aftas 

Remedio casero para las aftas #1:
Enjuagues bucales
Realizar enjuagues bucales, 3 ó 4 veces al día, a base de 2 cucharadas soperas de romero, 2 cucharadas soperas de castaño, 2 cucharadas soperas de espliego y 1/2 litro de agua.

Se pone a hervir el agua en un cazo. Se retíra del fuego, se añade el romero, el castaño y el espliego y se cubre. Se deja reposar durante 15 minutos y se filtra.




Remedio casero para las aftas #2:
Cataplasma para aliviar la inflamación y la irritación
Mezclar una cucharada sopera de bicarbonato y un poco de agua hasta que se obtenga una pasta. Se aplíca directamente sobre la llaga y se debe conservar en la boca hasta que el bicarbonato se disuelva gradualmente.


Remedio casero para las aftas #3:
Té negro sobre el afta
Mantener una bolsita de té bardana, manzanilla, botón de oro, frambuesas rojas, salvia o fresas húmeda sobre las úlceras


Remedio casero para las aftas #4:
La manzana ayuda
Comer una manzana después de cada comida ayuda a la pronta curación

Bájate ! Gratis !

Entrenamiento Autógeno ! Ver Cada Día como un Nuevo Amanecer ! , una Guía para Eliminar el Estrés .



Te puede interesar

Saboteándonos desde el Subconsciente
Energizantes Naturales contra el Cansancio Crónico 
Efectos Emocionales de las Plantas Medicinales 

Gracias por Seguirnos







Del libro Diccionario Emocional
http://www.sanateysana.com/
http://www.trucos-hogar.com/

Comentarios